Si hay alguna aventura en la que quieras sentir emoción, riesgo y adrenalina sin duda esta no puede faltar en tu agenda. Su nombre es La Carretera de la Muerte (Death Road) o antiguo camino de los Yungas. Se construyó en los años 30 por prisioneros paraguayos capturados en la Guerra del Chaco. Este estrecho camino en las faldas de la montaña, fue la única vía de bajada a la zona norte de los Yungas durante 80 años. Una carretera antigua sin asfaltar, y con apenas 3 metros de ancho.

En el 2006, tras 20 años de obras se abrió una ruta alternativa de doble carril y asfaltada, por lo que a día de hoy esta carretera se usa tan sólo para uso ciclista. Se bautizó como el camino más peligroso del mundo dada la cantidad de muertes que se producían al año. El promedio era de más de 200 accidentes y 96 personas muertas al año. Desciende desde 4600 metros de altitud hasta los 1000 metros, con 64 kilómetros de distancia.

Death Road
Cartel al iniciar el descenso

Como curiosidad destaca que en este país se conduce por la derecha, pero en esta carretera se cambió la normativa. Se conducía como en tierras británicas, australianas o japonesas, por la izquierda, siendo la única zona de toda Latinoamérica en contar con este detalle. Tenía una razón, para que en caso de bordear las curvas el conductor obtuviera mayor visibilidad. La preferencia la tenía el vehículo que subía, así que en caso de interponerse dos vehículos el que bajaba tenía que detenerse y dejar pasar. Me sigo sin explicar cómo en muchos tramos llega a entrar solamente un vehículo, dada la estrechez del camino. Así que me resulta increíble cómo llegaban a cruzarse dos vehículos. 

En 1983 un autobús se despeñó por el barranco causando la muerte de más de 100 personas. Provocando así la mayor catástrofe vial de la historia del país. Numerosas agencias realizan rutas para descenderla en bicicleta por esta carretera y nosotros nos decidimos a bajarla. 

Así que tras estos dramáticos datos cualquiera que lea esto pensará que estamos locos. Cierto peligro corres ya que si te sales de la carretera no lo cuentas, aunque igual es difícil de creer, es muy seguro. Para circular coches es muy estrecha, pero para bajar en bicicleta tienes mucho ancho y la bajada no es técnica.

La hicimos 4 personas, Ljuby y yo con mis cuñados, mi cuñada no tiene mucha técnica y la realizó perfectamente y sin sustos. Es más la impresión de ver el vacío desde lo alto de la montaña, mirar abajo y no saber dónde acaba, que lo peligroso que pueda ser el camino.

Carretera de la muerte cima
Furgoneta equipada

Ya que le hemos quitado un poquito de tensión y peligrosidad al tema os voy a contar nuestra experiencia. Acudimos temprano por la mañana al barrio de Irpavi de La Paz, donde nos espera el guía Frans y el chófer José. Cuentan con una furgoneta cargada con las bicicletas y el equipo, suben a ella nuestras ganas de sentir la emoción y el riesgo.

Nos llevan hasta la cumbre, donde nos cambiamos de ropa y nos ponemos el kit de supervivencia. Casco, pantalones, chaqueta y guantes se unen a nosotros. Las vistas desde aquí ya son flipantes, será el primer tramo, el menos peligroso ya que es terreno asfaltado.

Death road Bolivia
Are You Ready?

Estamos a 4600 metros de altitud y comenzaremos a bajar por el primer tramo asfaltado. Aparte de las vistas que son alucinantes, nada que no hayamos hecho antes. El clima cambia constantemente, salimos con un radiante sol, se unió más tarde la niebla. Hay que abrigarse bien, a esta altura hace mucho frío e imagina sintiendo el aire descendiendo a toda mecha.

Bolivia carretera muerte
La niebla nos acechaba

Se bajaba sin querer muy rápido, había en momentos que no me daba cuenta y me emocionaba como si estuviera descendiendo el Tourmalet, pero con bicicleta de montaña. Unas cuantas paradas en diferentes puntos donde hay increíbles vistas, otra en un túnel. Nos desviamos ahora por una senda sin asfaltar para volver a entrar más tarde en la carretera.

Tras unos cuantos kilómetros, hicimos una parada técnica en unos puestecitos que había antes de entrar en la Death Road. Tomando fuerzas con un delicioso sándwich de huevo y papas fritas. Tan delicioso que unos cuantos amigos caninos que merodeaban el lugar, no se llevaron ni las migas.

Bolivia selva
Avituallamiento

Después del aperitivo ahora ya sí, nos adentramos en la carretera de la muerte. Las vistas desde la cima la verdad que acojonan un poco, una carretera serpenteando por una colina. Al lado izquierdo ni siquiera se ve dónde está el fin, ahora me entran dudas de si ha sido buena idea el venir aquí.

Death road bolivia
Vistas desde la cima.

Pero todo fue empezar. Porque a pesar de que mirando a la izquierda no veías nada, el camino era bastante cómodo de llevar a pesar de estar bajando. Aquí no bajábamos a lo loco como en la zona asfaltada, aún así íbamos rápido. De vez en cuando nos deteníamos en los diferentes miradores que había en el camino. Balancillo, San Juan, Sacramento fueron algunos de ellos, nos adentrábamos ya en la selva boliviana.

Selva bolivia
Adentrándonos en la selva

Cruzamos ríos, cascadas y partes del camino muy estrechas, como he indicado antes aún no me creo que dos coches quepan en estas partes. La zona de las cascadas es imprescindible mojarte al pasar. Como íbamos tan pegados a la derecha durante toda la bajada, de ahí descendían algunas y tenías que sentir algo más. Mancharte, llenarte de barro y mojarte, si no la aventura no es lo mismo.

Me acordé en estos puntos de mi suegro. Él es boliviano y nos contaba que de joven cruzaba este camino subido en lo alto de un camión. Sólo de pensarlo me entraba miedo.

cascada carretera muerte
¿Aquí pasan dos coches?

También nos encontramos a medio camino en una curva una tirolina. Se puede realizar también conjunta a la excursión, lo desconocíamos, si no igual nos hubiéramos animado. De todas formas aquí había bastante gente y te cortaba un poco el momento. Creo que es mejor realizar la bajada en toda su esencia de principio a fin.

Tras unos kilómetros poco después de ver la tirolina el camino se allana y ensancha. Aquí ya no hay peligro ninguno, estamos en la última parte, y aprovecho para darle un poco de cera. El guía me acompaña y nos vamos picando entre los dos, una mini carrera que evidentemente gana él. Pero terminó de dejar el subidón de energía al 100%.

Mirador carretera muerte bolivia
Último mirador

Ya tocamos el fin llegando a Yolosita, dejando atrás más de 60 kilómetros y 3000 metros de altitud. En el camino vimos a poca gente bajar en bici, pero al llegar al pueblo observamos que estaba plagado de gente. Todos ellos como nosotros, sobrevivieron a la bajada de la carretera más peligrosa del mundo.

Mientras comentábamos nuestra experiencia nos dijeron que hay carreras aquí, ¡pero subiendo! Una Skyrace con 3500 metros de desnivel positivo, sin ninguna bajada y tantos kilómetros es algo que me deja pensativo. ¿y si la próxima vez la hago así?

Yolosiita bolivia
Estamos a salvo

Aquí tuvimos un error logístico y es que era zona de selva. Y qué hay en zona de selva? Mosquitos, bueno no, muchísimos mosquitos, que directamente nos acribillaron, aún me pica de recordarlo. Así que si os animáis a hacer esta ruta no os olvidéis de llevar repelente.

Para acabar, ya con las bicis cargadas en la furgoneta nos vamos a comer al Hotel 2 Ríos, que está a 5 kilómetros de Yolosita. Después de una ducha de agua caliente, nos esperaba una comida buffet en la que nos pusimos las botas, hoy nos lo habíamos ganado.

La recompensa en el Hotel 2 Ríos

Después de un descanso de una hora después de comer ponemos rumbo de nuevo a La Paz. Ya entrada la noche nos dejan en la oficina de la agencia de excursiones, donde nos dan unas camisetas y un Cd con las fotos de la experiencia.

Si os animáis algún día a hacerla os dejo los enlace donde podéis reservar esta experiencia, os doy fe de que no se os olvidará nunca.

Excursiones:

Sólo bajada.

Bajada con tirolina

También te puede gustar:

2 comentarios

  1. Que belleza, desde las montañas nevadas hasta la selva. Pero hay que tener lo que hay que tener para hacer ese camino en bici

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.