Dado que estuvimos 4 días en Ibiza, no podíamos dejar escapar la oportunidad de visitar la isla vecina, hay bastantes opciones de barcos desde el puerto de Ibiza, hay de todos los tipos, lentos y económicos y otros que son más rápidos pero también algo más caros. También está la opción de barcos en los que te llevan el coche.

Nos decantamos por la primera opción, ya que en apenas 1 hora estábamos en el puerto de la Savina (las opciones rápidas oscilan sobre los 40’).

Nada más llegar a eso de las 10 de la mañana, Ljuby y yo nos fuimos a alquilar una moto para recorrer la isla. Está la opción de coche o bici también, pero creo que la moto es la mejor opción. Y esa es por lo que la mayoría de la gente se decanta. Después de una larga cola en el primer sitio que encontramos, nos dan la scooter. El precio 30 euros y una fianza en efectivo de 20 que nos devolvieron al dejarla.

La isla es muy chiquitita, tan solo cuenta con 12 mil habitantes, pero tiene mucho encanto, y sobretodo unas playas espectaculares, si te enseñan una foto, no sabes si son de alguna playa paradisiaca del caribe.

Unos 20 kms separan de punta a punta la isla, por lo que recorrerla en un día es muy factible. Aunque nos quedamos con ganas de haber pasado más tiempo y disfrutar sus playas un poquito más. 

Faro de la Mola y Molí Vell

Faro de la Mola Formentera
Faro de la Mola

Nos fuimos directamente hacia la otra punta de la isla, hacia el Faro de la Mola, primera parada para disfrutar del paisaje y contemplar las vistas del Mediterráneo. Dentro del faro hay un pequeño museo al cual no entramos, costaba 4,5 euros la entrada, pero si eres residente de la isla la visita es gratuita.

Después de estar un rato tomando algunas fotos y contemplando el paisaje, nos dirigimos camino de vuelta. Siguiente parada para ver el Molino viejo de la Mola, que está muy cerquita del faro.

Viendo el lado rural de la isla, hay que ver que bien se mantiene dado que es el más antiguo de la zona del Mediterráneo, construido en 1778, tuvimos la mala suerte de que estaba cerrado, por lo que no pudimos ver el interior que seguro merecía la pena.

Caló d´es Mort

Ya eran más de las 12 y aunque estemos en septiembre el calor aprieta mucho, así que nos vamos a darnos un bañito al Caló d’es Mort. Mira que en Ibiza había buenas playas, pero está nos dejó boquiabiertos, agua totalmente cristalina y por un momento te hacía pensar que estabas muy lejos de casa, así que se vuelve a escuchar un comentario que solemos hacer cuando viajamos por España, “que poco valoramos lo que tenemos”.

Después del baño largo, a pesar del agua que estaba helada, y probar la go pro que teníamos nueva, nos vamos a llenar el estómago.

Consultando tripadvisor a ver que teníamos cerquita, pusimos marcha hacia una zona rural. El elegido fue el Restaurante Pelayo, donde comimos una paella, con unas vistas increíbles. Aunque no fue la mejor paella de nuestra vida, estaba muy buena y nos dio fuerzas para recorrer el último tramo de la isla. 

Faro Cabo de Barbaria

No sé si alguien que me esté leyendo a visto la película Lucía y el Sexo, ahora vamos camino hacia un lugar que se hizo muy conocido por aparecer en escenas de ese film. El Faro Cabo de Barbaria, con su famosa cueva (ahora cuento lo malo).

Antiguamente se debía de poder llegar en vehículo tranquilamente hasta el faro. Pero ahora, a unos 3 kms antes han habilitado un parking para dejarlos y solamente se puede llegar allí a través de un camino. Así que tienes que ir o a pie o en bicicleta.

No nos captaba allí la señal 4G, así que nos quedamos sin ver el tiempo que teníamos hasta allí. Fuimos caminando sin saber cuánto nos iba a costar y mala pata, no habíamos cogido agua.

Parecía mucho pero en unos 30-35’ llegamos a destino. Lo malo, que la famosa cueva estaba cerrada y no se podía acceder adentro, así que nos conformamos con ver el faro y sus preciosas vistas, también me di cuenta que en el precipicio de las rocas había un escaloncito.

Así que saqué mis dotes creativas de foto y me puse a hacer el tonto. Tirando fotos como si me estuviera cayendo, escalando o si me fuera a precipitar al mar. Soy un poco friki lo reconozco.

Faro Lucia el sexo Formentera

De vuelta para la moto seguía haciendo mucho calor y cada vez teníamos más sed. Así que fue subir a ella y nos fuimos camino a un súper a comprar algo de líquido. 

Ses Illetes

Después de nuestro repostaje nos dirigimos al último destino que teníamos marcado, Ses Illetes.

Aquí es donde más gente nos encontramos, ni me quiero imaginar en tiempos normales, ya que la pandemia ha hecho que baje mucho el turismo, normalmente por entrar con vehículos te cobran una pequeña tasa y cuando nosotros pasamos estaba todo abierto.

Esta playa ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y la mejor playa de España según Tripadvisor. Lo que nos hizo recapacitar para una futura escapada esta vez de unos días más para relajarnos y desconectar de todo.

Apenas hay profundidad cuando te alejas de la arena, dicen que a 50 metros mide 1’50. No llegamos a tanto ya que estaba fría el agua y no nos alejamos mucho de la orilla. 

Aunque nos hubiéramos quedado allí tocaba regresar para no perder el último barco que partía hacia Ibiza y además devolver la moto. Aún nos sobró tiempo para ver los tenderetes de ropa y accesorios que había en los alrededores del puerto y de vuelta al barco. El regreso de 1 hora se hizo muy corto, vimos anochecer y llegamos a Ibiza viéndola desde lo lejos iluminada mostrándonos una bonita estampa. 

Ibiza de noche

También te puede gustar:

2 comentarios

  1. Este viaje lo temps pendiente, tiene muy buena pinta y nos cae cerca, gracias por explicar la experiència

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.