En el este de la provincia de Teruel, limitando con la provincia de Tarragona encontramos una comarca que para muchos es considerada la Toscana española. El río Matarraña, que nace en el Parrizal de Beceite es el que da su nombre.

Preciosos pueblos medievales, todavía podemos observar las argollas incrustadas en las fachadas, que servían para atar a los caballos. Uno de ellos, la capital de la comarca Valderrobres, tiene el honor de haber sido elegido entre los pueblos más bonitos de España. Damos fe de ello, aunque también hemos de decir que no se le quedan atrás los demás pueblos de la comarca.

Parrizal de Beceite

Podemos hablar de la ruta senderista estrella de la comarca, a pocos kilómetros de Beceite tenemos este precioso paisaje que se recorre a través de pasarelas y un camino perfectamente cuidado.

Debido al auge en los últimos años del lugar es imprescindible reservar la plaza de parking antes de llegar. Lo podéis hacer en su web, su precio son 10 euros por vehículo y también te da derecho a estacionar en el parking de la piscina natural de Beceite. Otro magnífico plan, que es bañarse aquí después de acabar el camino. Todo ello depende de en que fechas vayas, porque a primeros de junio aún estaba helada.

No tenemos en el parrizal un recorrido duro, poquito desnivel y una duración entre 2h o 2h30’ con un paseo muy ameno. El objetivo llegar al estrecho del parrizal, pero a diferencia de otras rutas senderistas el camino está lleno de lugares mágicos, de ahí que te entretengas en realizar fotos y observar sus aguas cristalinas de color turquesa. 

Aunque la ruta no es muy exigente os recomendamos llevar agua y calzado adecuado. Se puede hacer con niños tranquilamente, seguro que también lo disfrutan mucho.

Salt de la Portellada 

Para llegar es muy fácil, entre el pueblo de La Portellada y Valderrobres encontramos la carretera TE-V-3004, tomamos un desvío indicado como El Salt. Allí tenemos un camino de tierra de unos 2 kilómetros hasta llegar al parking del Salto. Nosotros optamos por aparcar en la explanada del desvío e ir caminando. Si lo haces en coche aunque el camino es estrecho se puede acceder perfectamente. Fue nuestra primera parada en la comarca, por lo que nos vino bien andar para estirar las piernas después del viaje en coche, unos 45’ en total entre ida y vuelta.

El cauce del río Tastavins, que es un afluente del río Matarraña, provoca este preciosa caída de agua de unos 20 metros. La mejor época para visitarla sin duda es primavera, ya que el mayor caudal de agua hace que el salto sea un paisaje de postal. 

Calaceite

Para gustos están los colores, pero a nosotros nos pareció el pueblo más bonito de los que visitamos. Eso que fue en el que menos ambiente vimos, ya que los turistas se suelen hospedar cerca de Valderrobres o Beceite. Como todos que forman la comarca es pequeñito, con apenas 1000 habitantes censados, aún así es el segundo más habitado y tiene muchas cosas que contar. 

No varía nada la construcción de piedra de las casas, pero encontramos rincones preciosos como la Baixada d’en Bellosta o la plaza de la Lonja, una preciosa plazoleta a la que se accede a través de un arco a la izquierda del ayuntamiento. Se puede seguir caminando que te encontrarás con otros preciosos lugares como el campanario de la Iglesia de la Asunción o la capilla dedicada a la Virgen del Pilar.

Beceite

Junto a Valderrobres puede ser uno de los lugares más visitados de la comarca. Con la ruta del parrizal como estrella, su piscina natural o las pozas de Beceite. Todo esto se encuentra en los alrededores.

A pesar de que el pueblo es pequeño (500 habitantes) observamos bonitos lugares.

Lo primero es aparcar en el parking público o a la entrada del pueblo y llegar al centro caminando. Preciosas vistas de los picos montañosos desde el puente de Piedra que nos dan la bienvenida. Ya más adelante nos adentramos en el casco antiguo, otro lugar de cuento, con sus edificios de piedra, balcones floreados y callejones de película. El Ayuntamiento y la Iglesia se encuentran en la Plaza de la Constitución un magnífico enclave para fotografiar. Desde ahí encontramos un porche bajo unos arcos que nos lleva a una estrecha calle, si la seguimos al final no encontramos salida, pero sí un mirador en el que vemos a la parte baja de Beceite desde un agujerito.

Bastante ambiente en las terrazas, albergando a muchos visitantes de la zona. Nosotros aprovechamos a comer en el Palau, con una buena relación calidad-precio, menos mal que paramos pronto (13h30) ya que más tarde hubiera sido imposible haber tenido mesa.

Torres del Compte

No teníamos pensado parar aquí, la casualidad fue que encontrarnos un alojamiento excepcional, económico y muy completo en el Racó dels Torrats. Buen lugar como centro de excursiones, también nos sorprendió ver muchos turistas haciendo rutas en bicicleta de montaña. Allí se encuentra la antigua vía del tren que hoy es una vía verde, la que sólo podemos recorrerla a pie o en bici ya que no pueden entrar vehículos.

También tenemos edificios emblemáticos como la Iglesia de San Pedro, gótica del siglo XIX o el ayuntamiento que data del XVI.

La Fresneda 

Camino de Valderrobres o de Valjunquera, (según donde vengas) sobre lo alto de la carretera observamos otra pequeña villa, el pueblo de La Fresneda. Declarada conjunto histórico-artístico en 1983. Sobre lo alto de ella tenemos la Iglesia de Santa María la Mayor, de origen medieval, como también lo es el antiguo cementerio. Ya arriba del todo tenemos las ruinas del castillo de origen árabe. Para llegar allí aunque hay que subir una cuesta se llega enseguida, aparte de los monumentos citados observamos unas vistas del pueblo muy bonitas, en el que también aparece el pueblo vecino de Torre del Compte. 

También tenemos otra bonita zona, la plaza mayor con el Ayuntamiento que es el corazón del lugar. Aquí encontramos el mayor movimiento en las terrazas de sus bares. A veces hay gente que comenta que en los blogs de viajes se tiende a exagerar lo que uno ve, pero si os digo que esta plaza está reproducida en el Poble Espanyol de Barcelona creo que me creeréis sin haberla visto. 

Muchos la consideran la capital gastronómica de la comarca debido a tres productos estrella, el melocotón, el ternasco y el jamón.

Valderrobres 

La capital de la comarca, considerada uno de los pueblos más bonitos de España. Un pequeño pueblo dividido en dos por el paso del río Matarraña. Tenemos dos puentes, el de hierro y el de piedra, este último con unas vistas preciosas. Como cualquier pueblo de la zona perderse por allí es la mejor opción, caminando por sus antiguas calles observando sus casas de piedra.

En nuestra visita optamos por visitar el museo, la iglesia y su castillo. Tenemos una entrada combinada por tan sólo 6 euros, se puede añadir audioguía o visita guiada por tan sólo 1 o 2 euros más. Nosotros optamos por la audioguía ya que aún quedaba más de una hora para la siguiente visita. Podéis reservar las entradas por internet o comprarlas allí mismo.

Empezamos recorriendo el museo y fue lo que más nos sorprendió. En la planta de abajo observamos maquetas realizadas por José Luis Catalá. La mayoría de ellas son belenes ambientados en lugares de la comarca, como un belén recreado en Valderrobres o el anunciamiento en el Salt de la Portellada. Otro espacio esta dedicado a la soprano Elvira de Hidalgo, nativa de Valderrobres y maestra de María Calas, observamos sus trajes y paneles informativos que nos cuentan su historia. 

En las otras dos salas observamos trajes de época y diferentes objetos de la antigua escuela. En las plantas de arriba hay expuestos paneles informativos de la comarca, donde nos dan diferentes ideas de itinerarios por la zona y los lugares a visitar. Todo ello dividido en sus distintos estilos, gótico, renacentista y barroco.

Una vez terminada la visita al museo, pasamos a la conjunta de la Iglesia y el Castillo. La Iglesia gótica de Santa María la Mayor, restaurada no hace mucho, en 2006. 
Iglesia gótica, que sin duda destaca por el altar con un monolito de 4 metros de largo y 9 toneladas de peso. Si nos fijamos en el exterior lo que más nos llama la atención es la torre del campanario, una construcción de planta octogonal con ventanas tan sólo en la zona de las campanas. Una escalera de caracol nos adentra en el castillo.

La historia de este castillo data del siglo XII con la reconquista, usándolo como torreón defensivo. En 1307 el arzobispo de Zaragoza se convierte en el señor feudal de estos territorios por lo que impulsa la construcción de la Valderrobres más monumental. Comenzó por la Iglesia gótica y la parte baja del castillo.

A partir de 1390 se reactivan las obras transformando la vieja torre defensiva en un palacio. Sería el lugar de residencia del arzobispo García Fernández de Heredia y de los señores que pasaban por la zona en sus viajes.

En 1411 quedaría estancada su construcción, pero la llegada de un nuevo arzobispo Don Dalmau de Mur hizo que se terminaran las obras empezadas. En el siglo XVI queda como una residencia rara vez utilizada. A partir de ahí y ya en el siglo XIX cuando pasa a manos del estado, significó su abandono y expolio. Afortunadamente en 1980 comienza a ser restaurado.

Muy buena la representación de la audioguía, que nos va adentrando en la historia mientras recorremos sus salas. Todavía se están haciendo obras de restauración por lo que esperamos que pronto esté acabado. Nos quedamos sin duda con las vistas desde lo alto de la Torre y las enormes salas con cuadros de exposición.

Otros lugares de interés 

Como siempre el mayor enemigo del viajero es el tiempo. Nos dejamos otros lugares interesantes que descubrir, esperamos añadirlos pronto a este post. El pueblo de Fuentespalda con su tirolina más grande de Europa, las pozas de Beceite o el observatorio de aves de Mas de Bunyol además de los restantes pueblos como Cretas o Rafales.

Os compartimos un vídeo resumen de nuestro paso por allí, donde tenéis más fotos e imágenes del lugar. No olvidéis de suscribiros a nuestro canal, un pequeño apoyo que no os cuesta nada y nos ayuda a seguir creciendo.

You might also enjoy:

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *