Seguro que has escuchado hablar alguna vez de Liechtenstein. Ya sea por ser uno de los países más ricos del mundo, por la fortuna de sus príncipes o porque alguna vez has visto un partido de fútbol y te ha llamado la atención que haya un país en Europa con un nombre impronunciable. Limitando con Austria y Suiza se haya este pequeño principado de apenas 35 mil habitantes. Aunque sea pequeñito tiene muchas cosas que ofrecernos, os animáis a conocer más acerca de este país?? Aquí os contamos lo que podéis hacer en uno o más días.

En nuestro periplo de 10 días a Suiza, nos hospedamos 4 días en Zurich, así que no dejamos pasar la oportunidad de conocer Liechtenstein. Las únicas opciones para llegar hasta allí son a través de vehículo ya que no cuenta con aeropuerto. Desde Zurich estamos a poco más de una hora en coche, aunque nosotros nos movimos todo el viaje en transporte público. Un tren hasta Sargans y allí un autobús que te accede hasta la capital Vaduz, que es donde comenzamos la ruta. Aunque parezca complicado para nada lo es, ya que las redes de transporte suizas están coordinadas perfectamente y en apenas 1h45’ sin casi tiempos de espera estábamos en otro país.

Aunque no pertenece a la Unión Europea  sí que está en el espacio Schengen, por lo que desde España con presentar el Dni es suficiente. Desde Latinoamérica u otros puntos hace falta el pasaporte.

Vaduz

Castillo de Vaduz

Pequeñita como el país en general y en poquitas horas la habrás recorrido. Apenas 5 mil habitantes dan vida a la capital. Una larga calle te lleva por sus puntos de más interés, como son la Catedral de San Florián, el Nuevo Parlamento o su museo nacional.

Llegamos a su estación de autobuses, así que lo mejor para empezar es acercarnos a su oficina de turismo que se encuentra a pocos metros, en medio de la Städtle (su calle principal). Aquí podremos conseguir un plano de la ciudad y de todo el país, nos damos cuenta de que en un día va a ser imposible recorrer todo así que toca elegir lo imprescindible.

Saliendo de la oficina de turismo en apenas unos pasos pasaremos por el Nuevo Parlamento. Un pequeño edificio, que se asemeja más a una guardería. Liechtenstein tiene una monarquía parlamentaria, la que otorga poderes al príncipe, entre ellos puede vetar las nuevas leyes aprobadas en el parlamento. 

Un poquito más abajo llegando al final de la calle podremos ver la Catedral de San Florián. Majestuosa construcción del siglo XIX con arquitectura neogótica y techos muy altos abovedados. Tras visitarla por dentro y alrededores volveríamos a subir la Städtle.

Interior de la Catedral

Aunque sea otro país la Swiss Travel Pass también nos sirve para usar su transporte público y visitar su museo nacional. La entrada combina un museo acerca de la historia del país y la entrada  a la cámara del tesoro. El museo nos repasa toda la historia del país, sus empresas y alguna que otra sala temática de otros géneros. Nosotros disfrutamos de una de sagas y cuentos literarios. Una vez terminada la visita al museo accedimos a la cámara del tesoro. Con una moneda que te han dado con las entradas accedes a través de sus puertas blindadas. Observamos bienes de la colección del príncipe y también del principado. Armas históricas, cuchillos de caza, regalos representativos de reyes o piedras lunares que el presidente Nixon de los USA donó al país son sus máximos exponentes. No pudimos obtener imágenes ya que estaba prohibido.

Para terminar con la mañana cultural visitamos el Postmuseum (la visita es gratuita) inaugurado en 1936, repasa la historia filatélica y servicio postal del país. Infinidad de sellos, ya que alberga todos los existentes desde 1912. 

Ahora terminaríamos de subir toda la Städtle, donde se asientan restaurantes, tiendas o un gran hinchable para el disfrute de los más pequeños. Antes de subir al Castillo de Vaduz, observamos la Casa Roja, un edificio emblemático de la edad media. Ya puestos en marcha para subir al castillo hay un ratito, no es muy dura la subida pero con un poco de paciencia obtendrás unas maravillosas vistas desde lo alto. Aquí podemos ver todo Vaduz, su pequeño tamaño pero con grandes imágenes a la vez.

El Castillo de Vaduz está cerrado al público ya que es la residencia de los príncipes, pero es obligada su visita aunque sea por los alrededores. Solamente obtenemos por medio de las redes la información del interior y de sus huéspedes y nos quedamos alucinados. Es la Casa Real más rica de Europa y adentro cuenta con 130 habitaciones con una colección de arte privado.

Una vez visitada la capital pondríamos los pies en pequeños y pintorescos pueblos del país. No te asustes, ya que parece que excesivo visitar tantos lugares, pero este país es tan pequeñito que las distancias entre sus poblaciones son muy cortas.

Malbun

Es el centro turístico de Liechtenstein, cuenta con la única estación de esquí de todo el país. Aunque visitamos el lugar en verano seguía el telesilla activo, mucha gente aprovechaba la subida en él para hacer rutas senderistas. Nosotros por motivos de tiempo no pudimos hacer ninguna, aunque no nos hubiera importado. El precio era realmente caro, sobre 40 euros por persona. No solamente podemos hacer rutas senderistas, un buen número de rutas para btt hacen un paraíso para los amantes de las dos ruedas.

También es un lugar idóneo para viajar en familia. Un parque infantil en una terraza panorámica junto con zoológico de burros garantiza la diversión a los más pequeños. Es el típico lugar turístico de montaña, sus hoteles, restauración y alguna que otra tienda nos ofrecen sus servicios.

Steg

Ya cruzamos por este pueblo en el paso hacia Malbun. Nos llamó tanto la atención que decidimos parar en nuestro regreso de nuevo a Vaduz. Parece salido de un cuento, casitas de madera sobre un verde prado rodeado de montañas. Tranquilidad y paz se respiran en este lugar, en el que te quedarías unos días alejado de todo para despejar la cabeza y descansar.

Una pequeña Iglesia cerca del río y casitas esparcidas por el verde valle son imágenes de postal.

Iglesia y casas de madera en Steg

Triesenberg

Después de una mañana muy completa hicimos parada aquí para reponer fuerzas. Como todo en el país también es pequeñito, es otro de los puntos donde se obtiene las mejores panorámicas. No sólo por sus vistas merece una parada. Podemos visitar el Walser Museum y conocer la historia de los Walser, un pueblo que se estableció en la zona durante el siglo XIII.

También destacamos su Iglesia, en especial por su cúpula y el cementerio que lo rodea. Aunque no es alegre por sentir que allí hay gente enterrada, sí es bonita su construcción y el entorno.

Panorámica de Triesenberg

Balzers

Último pueblo que visitamos antes de partir. Así como con Steg, en nuestra llegada al país ya observamos desde la carretera la belleza del entorno. Así que antes de regresar a Zurich decidimos que este sería el último punto de nuestro itinerario. Ya hemos hablado del Castillo de Vaduz, tan sólo hay uno más aquí y se asienta en Balzers. Entre 1905 y 1912 fue restaurado y comprado por el Estado para fines culturales.

Hablamos del Castillo de Gutenberg, el que comanda las vistas del lugar, construido en lo alto hace que lo puedas ver desde cualquier lugar de la zona. Lamentablemente sólo pudimos visitarlo por los exteriores, el día había sido muy completo y llegamos después de la hora de cierre. También es verdad que tanto aquí como en Suiza todo los lugares turísticos cierran muy pronto. Aunque la subida no fue en vano, caminar por los patios del castillo y sobretodo que desde arriba obtuvimos unas de las mejores vistas del día. Observamos un bello entorno en el que la vista se dirigía a la Iglesia de San Nicolás, ahora la que reinaba en la panorámica era ella. Nos gustó tanto esta imagen que fue nuestra portada en nuestro vídeo de Youtube.

Aquí abajo del post os lo dejamos. Verás que todo que hemos mencionado es cierto. Así que no dudes en visitar el país si estás cerca, tiene mucho que contar, no te arrepentirás. Eso que el día que nos salió fue bastante feo y eso se nota en los vídeos y fotos, un poquito más de luz nos mostrarían todo su esplendor.

You might also enjoy:

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *