Hoy teníamos un día completo. Visitar las dos cuevas más famosas de Eslovenia (incluso de Europa) y llegar hasta uno de los pocos lugares de Eslovenia que es bañado por el Mar Adriático, Piran. Creo que es la ruta más bonita y completa que puedes organizar en el país.

Cuevas de Skojcan

Salimos pronto, desde el campamento base que teníamos de 4 días en Lubliana, a las 8:30 Am. Las cuevas de Skojcan serían el primer destino. Madrugamos para poder llegar a la primera visita de la mañana y así no ir tan atados de tiempo. Tan sólo hay 50’ de camino hasta allí por lo que llegamos casi 45 minutos antes de la hora en la que estaba programada la primera salida, las 10 Am. Llegamos con mucho tiempo para asegurarnos las entradas, ya que no tenían venta on-line. No tuvimos problemas en comprar los tickets, aunque había muchísima gente ya esperando.

Nos concentraron en dos grupos, uno era para lengua eslovena y el otro de lengua inglesa. Escogimos el segundo. Comentar que hay dos opciones aparte de lo lingüístico. La primera opción es la que hicimos nosotros, con una ruta de 2 horas de duración y 3 kilómetros. La otra elección, que en caso de tener más tiempo está muy bien, es el Tour Completo con más de 5 kilómetros y 3 horas y media de duración. Añadir que en este segundo Tour la segunda parte es por libre, te dan acceso a dos galerías más en zonas señalizadas llegando al final del cañón. El primer Tour tiene un precio de 20 euros y el segundo de 24.

Skojcan caves
Salida de las cuevas

Nos encontramos en la Región del Karst, de ahí que se ha dado a conocer al mundo sus fenómenos naturales como sus fenómenos kársticos. Esta cueva es considerada por expertos como uno de los fenómenos subterráneos más importantes de la Tierra. De ahí que es considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, siendo el único lugar en Eslovenia que ostenta este mérito. Las cuevas tienen millones y millones de años y estuvieron habitadas en la prehistoria.

La visita fue larga (unas 2 horas), con el inconveniente de que no nos dejaron tomar ninguna foto. Hay que abrigarse dentro de la cueva, estuvimos en agosto pero dentro la temperatura ronda los 10 grados. Estuvimos recorriendo parte de los 8 kilómetros de los que consta las cuevas, deleitándonos con el cañón subterráneo más grande del mundo, sus cascadas o las interminables galerías que albergan estas cuevas.

Skojcan cuevas eslovenia

A través de pasarelas acondicionadas vas recorriendo y adentrándote en las cavernas. A pesar de que se suben más de 500 escalones y hay que caminar casi dos horas es bastante asequible la ruta, con esas vistas se hace muy corto. Por un momento pareces estar en la película de El Señor de los Anillos, donde habitaba Gollum.

Terminada la visita, hay para los más agotados un ascensor y para los más osados subir a pie. Nosotros hicimos lo segundo y contemplamos las vistas que sin duda ya eran otro espectáculo para a los ojos. Aquí si que pudimos hacer unas cuantas fotos.

Ascendiendo a la cima

Lipica

Comentaros que por la zona también hay otra atracción, que son ver los famosos caballos en la ciudad de Lipica. Son unos caballos de raza lipizzana, y cuentan con unas grandes instalaciones. Ya que mi suegra tiene problemas en la rodilla para caminar, decidieron ir junto a ella mi suegro y mi sobrino que tenía meses. Estuvieron viendo una exhibición de 45 minutos, algo caro eso sí, con un precio de 16 euros los adultos y 8 los niños, hay otra opción que es el bono familiar de 44 euros. Tampoco salieron entusiasmados, pero si tienes tiempo y no quieres irte hasta Piran esto cae más a mano.

Piran

Saliendo nosotros de las cuevas teníamos hasta Piran unos 40’, así que llegaríamos perfectamente para ver el pueblo y comer tranquilamente, pero tuvimos problemas para poder aparcar los coches. Se encuentra cerrada la entrada al pueblo para coches, con un aparcamiento en la entrada repleto. Así que un paseo de 40’ yendo de un sitio a otro, así que optamos por aparcar cerca de Portoroz, el pueblo colindante, e ir caminando. 

Estaríamos 30’ caminando hasta llegar a Piran. Así que se nos hizo un poco tarde y llegamos sobre las 13 horas, hicimos 2 grupos, unos prefirieron comer en la entrada del paseo y yo marché con Miguel a ver el pueblo. Teníamos la última visita en Postojna a las 18:30, así que sobre las 17h tendríamos que salir. 

Piran plaza catedral
Ayuntamiento y Catedral de San Jorge

Eslovenia cuenta con tan sólo 48 kilómetros de costa, bañada por el Mar Adriático. A pesar de ser pequeñita cuenta con esta joya como es Piran, una pequeña ciudad con arquitectura italiana. De ahí que se le conoce como la pequeña Venecia, aunque  es verdad que parece que estés en tierras italianas me parece algo exagerado ponerle esa etiqueta. Cuenta con más de 17000 habitantes y se habla por igual el esloveno e italiano.

Debido a que el tiempo era algo escaso hicimos una visita express de una hora y media más o menos, con una pequeña parada en la plaza comiendo un cevapcici (este impresionante bocadillo balcánico merecería otra entrada aparte). Recorrimos todo el paseo marítimo para llegar a la plaza Tartinijev Trg, el corazón de la ciudad y donde están importantes edificios. Es el mejor punto de partida para llegar a cualquier parte de Piran, nosotros desde ahí subimos hacia las murallas.

Piran
Panorámica de Piran

Desde aquí las vistas son preciosas, donde se puede observar toda la ciudad, con la Catedral de San Jorge imponiéndose a la derecha. Tras unas cuantas fotos y un tiempo calmado mirando esas vistas bajamos hacia la Catedral. Una catedral con estilo renacentista veneciano, en la parte de atrás cuenta con un mirador donde se puede observar toda la costa. Tras el mirador seguimos pateando y disfrutando de la preciosa plaza, el ayuntamiento y sus antiguos edificios. A pesar de que me gustó me esperaba algo más.

Vistas desde el paseo marítimo

Disfrutamos más tranquilos y vuelta por el paseo marítimo a encontrarnos con la familia. Mientras ellos terminaban de tomar el café, nosotros pudimos darnos un baño en el adriático antes de caminar hasta los coches. 

Cuevas de Postojna

Si pensamos que en Skojcan había muchísima gente en Postojna se multiplicó por 3 o 4. Todo más pensado para los turistas, muchas tiendas en una gigantesca y larga calle por lo que parecía que estábamos en un parque temático. Por suerte aquí se podían comprar las entradas on-line, por lo que sólo tuvimos que ir a una taquilla especial donde nos daban nuestros pases. Las entradas cuestan 24 euros, las puedes combinar con más visitas conjuntas como el Castillo de Predjama o con el vivario que tienen en las cuevas.

Cuevas de Postjona
Impresionantes y espectaculares

Estas cuevas son las más visitadas de Europa y cuentan con más de 20 kilómetros, de los que tan solo recorremos 4 de ellos en tren y 1 a pie. Se formó a lo largo de millones de años y fue descubierta en el siglo XII. Un espectáculo de estalactitas y estalagmitas, algunas de ellas se han unido y forman gigantescas columnas, nunca he visto nada igual. Por más fotos que tomamos no hacen justicia a lo que se palpa de cerca. 

Comenzamos con el recorrido en tren, en el que vamos pasando por una galería tras otra. Como si de una película se tratara cada vez que entrabas se oía un “ooohhh”. Perfectamente iluminadas y daba la sensación que estabas en una película o que era un escenario construido, parece que lo que ves no es real.

Una vez recorrido el tramo en tren nos disponemos a la ruta a pie. Muy cómoda, esta parte es conocida como la antigua cueva. Aquí se encuentra el Salón de Congreso o también llamado Salón de baile ya que se realizaban antiguamente festejos. Recorrimos más galerías como la Sala Roja o la de conciertos, hasta llegar al tren que nos devuelve al punto de partida.

Nos enteramos ya en Skojcan, de la existencia en ambas cuevas de un curioso animal, el Proteus. Es un anfibio ciego con forma de salamandra, con un pequeño tamaño de 20 o 30 centímetros, se ha acomodado al hábitat de las cuevas con el dato que más nos sorprendió: ¡¡Puede llegar hasta estar sin comer 10 años!!. Es difícil verlo en su habitat, pero si no tienes suerte no te preocupes, tienes unas cámaras en las cuevas de Postojna al final de la visita donde puedes verlos.

Aunque mucha gente se agolpa a los cristales y es complicado contemplarlos. Está también la opción de la entrada al vivario que se paga aparte, hay muchas especies y el proteus es la estrella. No puedo opinar ya que no entramos.

Son las cuevas ideales para visitar en familia, quiere decir que son mejores que las de Skojcan? Evidentemente no. He encontrado muchísimas opiniones de gente que ha estado en las dos y no hay una mayoría, cada uno tiene su opinión. Si vas con niños aquí van a disfrutar más, apenas se camina y recorres en tren inmensas galerías bien iluminadas, eso a ellos siempre les gusta. Aunque si son más aventureros, les va caminar y recorrer pasajes oscuros también se irán encantados en Skojcan. Otro punto a favor para Postojna es que se pueden realizar fotos mientras en Skojcan no dejaban, había que pedir un permiso con días de antelación.

Las primeras son las más visitadas y las segundas son patrimonio de la humanidad. Unas con inmensas figuras en cientos de galerías, la otra con fenómenos naturales de cascadas y el cañón. Creo que depende de lo que a cada uno le guste, si me tengo que decantar por impresión quizás puede que lo hiciera más Postjona. Pero ambas las considero imprescindibles. Si piensas que ver dos cuevas en un día te puede saturar te diré que te equivocas.

Cuevas Postjona
No dejas de sorprenderte en el camino

Castillo de Predjama

La suerte de visitar el país en verano es que puedes alargar mucho el día, así pudimos hacer una última visita al Castillo de Predjama. En diferentes foros vi que podía ser prescindible la visita del interior, por lo que destinamos el día en poder ver las dos cuevas y Piran, si hubiéramos entrado habríamos tener que descartado algo.

Desde hace ya 800 años se alzó este castillo medieval, entre una pared rocosa. Tiene el honor de ser el castillo de cueva más grande del mundo. Debido a ello está inscrito en el Libro Guiness de los Récords. Debajo del castillo hay una cueva con nada menos que cuatro pisos de altura, donde los murciélagos encontraron su hogar. En él hay galerías entrelazadas donde salía a robar el caballero Erasmo de Predjama. Al ser un paraje de tanta belleza muchas parejas lo eligen como escenario de su enlace nupcial.

Castillo de Predjama
Viendo el castillo al atardecer

Tanto nos gustaron sus vistas que llegamos a ver el anochecer allí. Realizando fotos y contemplando un paraje tan especial se nos pasó el tiempo volando. Una jornada muy larga pero sin duda mereció la pena, de todo lo que vimos no prescindiría de nada. Ahora tocaba tomar el coche para volver a Liubliana, mañana recorreremos la parte este del país.

Nosotros al ir en coche no tuvimos problema en visitar todo en un día, si te alojas en Lubliana y no cuentas con coche hay excursiones también. Lo malo que necesitarás dos días para hacerlo, una es con las cuevas de Postojna y el Castillo de Predjama. La otra es Piran y las Cuevas de Skojcan.

Os dejo los enlaces por si os interesa

Cuevas de Postojna y Castillo

Cuevas de Skojcan y Piran

You might also enjoy:

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *